Internacional

Samsung y SK hynix pueden estar sujetos a nuevas reglas fiscales internacionales

Seúl, 2 de julio (Yonhap) — Es posible que los fabricantes de chips surcoreanos Samsung Electronics Co. y SK hynix Inc. tengan que pagar parte de sus impuestos de sociedades a países extranjeros en donde obtienen ganancias, bajo un nuevo sistema fiscal global, dijo, este viernes, el Ministerio de Economía y Finanzas surcoreano.

Alrededor de 130 países acordaron, el jueves, un pacto de dos pilares para imponer un impuesto de sociedades mínimo global, de al menos el 15 por ciento, y compartir los impuestos de sociedades gravados sobre las ganancias de las empresas multinacionales, en un intento para evitar la evasión de impuestos, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De conformidad con el acuerdo, las empresas multinacionales cuyos ingresos anuales consolidados alcancen los 20.000 millones de euros (23.700 millones de dólares) y el margen de beneficios se sitúe en el 10 por ciento, tendrán que pagar parte de los impuestos de sociedades a los mercados donde tienen actividades comerciales y obtienen beneficios.

Las empresas multinacionales han sido criticadas por sus prácticas arraigadas de transferir sus ganancias a países o territorios con bajas tasas de impuestos de sociedades.

Samsung Electronics, el mayor fabricante mundial de chips de memoria, y SK hynix, el segundo fabricante de chips del país, podrían estar sujetos a las nuevas reglas fiscales.

El año pasado, los ingresos de Samsung Electronics ascendieron a 236,8 billones de wones (208.000 millones de dólares), lo que supone un aumento del 2,78 por ciento frente al año previo.

SK hynix registró ventas anuales de 31,9 billones de wones (28.108 millones de dólares) el año pasado, pero, dependiendo de su margen de beneficios, la empresa también podría ser excluida de una lista de empresas multinacionales sujetas a tales reglas tributarias.

El año pasado, Samsung Electronics y SK hynix pagaron 4,8 billones de wones (4.229 millones de dólares) y 1,4 billones de wones (1.233 millones de dólares) en impuestos de sociedades, respectivamente.

Se necesitarán más negociaciones para concretar el acuerdo de reforma fiscal, ya que algunos países se oponen a él.

Los jefes de Finanzas de las economías del Grupo de los 20 (G-20) continuarán discutiendo el tema en la reunión de la próxima semana en Venecia, Italia. Se espera que el acuerdo entre en vigor en 2023, si se aprueba en la cumbre del G-20 en octubre.

– Yonhap News Agency.