Internacional

El príncipe Harry y Meghan Markle podrían demandar a la BBC: ¿cuáles son los motivos?

Un error en la información compartida por parte de la cadena sería el motivo de la molestia de los duques de Sussex.

Tras el nacimiento de la hija de los duques de Sussex, diferentes medios anunciaron la emocionante noticia y explicaron el origen del nombre. No obstante, a pesar de que muchos medios asumieron que la reina Isabel ll sabía cómo sería llamada la pequeña, la BBC aseguró que Harry y Meghan no le habrían comentado a la monarca.

Lilbet, como fue nombrada la pequeña, hace honor a la reina Isabel ll, pues así era apodada la soberana cuando era niña. Por esa razón, la información emitida por la cadena enfadó profundamente al duque de Sussex. Tras el acontecimiento, Harry emitió un comunicado con el cual negaba el rumor lanzado por la BBC y en el mismo amenazó con interponer una demanda contra el medio británico.

Los duques desmintieron la versión de la cadena por medio de una vocera y, según reseña Clarín, la vocera aseguro que “el duque dijo habló con la familia antes del anuncio, primero con su abuela. En la comunicación dijo que esperaba poder llamar a su hija Lilibet en su honor. Si ella no hubiera estado de acuerdo, el nombre nunca habría sido usado”.

Lili se llama así en honor a su bisabuela, su majestad la reina, cuyo apodo familiar es Lilibet. Su segundo nombre, Diana, se eligió en honor a su querida y difunta abuela, la princesa de Gales”,manifestaron en un comunicado de la pareja.

La pequeña, segunda hija de la pareja y octava en la línea sucesoria del trono británico, nació el viernes en Santa Bárbara y ya ha sido acreedora de diversos mensajes conmovedores frente a su llegada a la familia real.

Por otro lado, y según la revista New Idea, el parto de la pequeña Lilibet fue diferente a los demás, pues la pareja consideró el parto silencioso para asegurarle a la criatura una entrada al mundo tranquila. Así se lo reveló a la publicación una fuente cercana a los duques de Sussex, según la cual “no habría médicos gritándole a Meghan que puje o cosas así”.

Esta técnica es muy usual en la Iglesia de la Cienciología, cuyos fieles creen que cualquier palabra dicha en ese momento se graba en la mente y puede causar malos efectos en la madre y el bebé. Según lo dicho por la Iglesia de la Cienciología de Latinoamérica, tener un parto cienciólogo es contar con un procedimiento silencioso y tranquilo para proveer del mejor ambiente posible a la madre y a su nuevo bebé.

Hijo Meghan y Harry

Son las labores de parto y nacimiento hechas en un ambiente tranquilo y amoroso procurándose que las personas alrededor no hablen. Tal como lo escribió L. Ronald Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología, “toda persona debe aprender a no decir palabra alguna que la madre que está dando a luz pudiera escuchar, durante la labor de parto y nacimiento.

Lo que quiere decir que “una mujer que quiere que su hijo tenga las mejores oportunidades, buscará a un doctor que esté de acuerdo en mantenerse callado durante el parto, e insistirá en que se mantenga el mayor silencio posible en la sala de parto”.

Durante el parto se puede hacer ruido. No obstante, el punto del parto silencioso es que no haya palabras como “puja” o “vamos”. Más allá de la plática, el objetivo general es lograr un ambiente pacífico y relajado, tanto como sea posible para la madre y el niño. El libro también indica que “la Iglesia no tiene ninguna política en contra del uso de medicamentos para ayudar a una persona con una situación física. Esto es una decisión de la madre y de su doctor”.

Aunque este fue el método que Meghan Markle quiso tener para dar a luz a su segunda hija, a quien decidió llamar Lilibet, no hay ningún indicio que lleve a pensar en un vínculo entre los duques y este tipo de pensamiento.

-Semana