Internacional

Un panel de expertos internacionales pide actuar ya ante la siguiente pandemia: “La catástrofe de la covid se podría haber evitado”

Un informe independiente encargado por la OMS critica una actuación lenta de los gobiernos y pide liberar las patentes para frenar la expansión del coronavirus.

La pandemia de la covid-19 se podría haber evitado. Y el mundo debe aprender de los errores que condujeron a que un brote vírico en un rincón de China se convirtiera en una crisis mundial. Estas dos frases resumen las conclusiones de un panel independiente de expertos que lleva ocho meses estudiando, a petición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por qué el coronavirus SARS-CoV-2 circuló por prácticamente todos los países del planeta y qué decisiones llegaron tarde para frenar la tragedia. Este miércoles han publicado el resultado de la investigación, que incluye recomendaciones para que no se repita una emergencia similar y un llamamiento para acelerar la vacunación en los países en desarrollo mediante la cesión de dosis y la liberación de patentes. “El sistema actual falló en protegernos de la pandemia de la covid-19. Y si no actuamos para cambiarlo ahora, no nos protegerá de la próxima amenaza pandémica, que podría ocurrir en cualquier momento”, ha dicho la copresidenta del panel de expertos y expresidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf.

La revisión de errores se remonta a antes de que existiera la covid-19, cuando la comunidad científica ya advertía, sin mucha repercusión, de que una pandemia causada por un virus respiratorio podía estar a la vuelta de la esquina. Continúa con una declaración de emergencia internacional “tardía” a la que no reaccionaron la mayoría de los países occidentales, y por un mes de “febrero perdido” en lo relativo a la respuesta al virus. Se fija también en unos sistemas asistenciales que no estaban preparados para atender la crisis y aporta directrices para fortalecer el papel de la OMS, financiar la prevención de nuevas pandemias y reforzar la respuesta multilateral a este tipo de crisis.

Cientos de personas hacen cola para vacunarse contra la covid-19 en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid, en abril.

Lo que sigue es un resumen de dos documentos que suman 155 páginas y que Helen Clark, la copresidenta del panel y expresidenta de Nueva Zelanda, define así: “Una documentación exhaustiva de lo que ha sucedido y por qué, con recomendaciones audaces para propiciar el cambio”.

El mundo no estaba preparado pese a las advertencias

Cualquiera que trabajara en el ámbito de las enfermedades infecciosas sabía que una pandemia era cuestión de tiempo. “Las estanterías de los archivos de Naciones Unidas y de las capitales de los países están llenas de informes y revisiones de crisis de salud anteriores. Si se hubieran atendido sus advertencias, habríamos evitado la catástrofe en la que nos encontramos hoy”, ha resumido Johnson Sirleaf.

Desde hace una década, 11 paneles y comisiones de alto nivel habían emitido recomendaciones para la preparación para una pandemia mundial en 16 informes. “A pesar de sus mensajes coherentes, pocas de estas sugerencias se han aplicado”, lamentan los autores de este nuevo documento, que aseguran que las amenazas para la salud no han generado la misma preocupación (ni inversión) que otras, como las de guerra o terrorismo.

Además, las capacidades de respuesta de los países eran, en la mayoría de los casos, insuficientes. El panel no analiza pormenorizadamente qué sucedió en cada Estado (algo que prepara para un informe futuro), pero en Europa se vio claramente. Fue, entre otros, el caso de España, que ni siquiera contaba con equipos de protección suficientes para atender las primeras semanas de crisis. Los pocos gobiernos que sí habían preparado y probado su capacidad de respuesta fueron los de lugares que ya habían sufrido el antecedente directo del SARS, en 2003, como Corea, Japón o Taiwán.

El virus se movió más rápido que el sistema de vigilancia

Entre finales de diciembre, cuando se detectan las primeras neumonías atípicas en China, y el 30 de enero, el día en que la OMS declaró la alerta mundial, “no hubo la suficiente rapidez”. El panel reconoce que la ciencia fue diligente: el 7 de enero ya había una secuenciación del virus que permitió comenzar a hacer pruebas para detectarlo. Pero el sistema internacional no fue tan ágil.

El principio de esta cadena fue China, donde “la información sobre los casos y sus características no estuvo disponible con la suficiente rapidez”, reza el documento. Luego se asumió que el virus no se transmitía de persona a persona. Los expertos consideran ahora que no debería haber presunción de inocencia para los virus. Creen que hay que asumir que las infecciones respiratorias se pueden contagiar entre humanos hasta que no se demuestre lo contrario, y no al revés. Esto habría cambiado sustancialmente la respuesta en aquellos primeros días, donde todavía hubo cierta relajación y el movimiento de ciudadanos en Wuhan y con el exterior permanecía intacto.

Personal médico en la UCI de un hospital de Wuhan (China), en febrero de 2020.

China notifica que el virus puede contagiarse entre personas el 20 de enero. A partir de ahí, a juicio del panel, debería haber llegado una emergencia internacional que todavía se demoró 10 días entre debates en el seno de la OMS. Y, lo que es peor, cuando esta se declaró, “la mayoría de los países no respondieron adecuadamente”, afirman los analistas. “La conclusión es que el sistema de alerta no funciona con la suficiente velocidad cuando se enfrenta a un patógeno respiratorio que se mueve rápidamente, que el Reglamento Sanitario Internacional legalmente vinculante (desde 2005) es un instrumento conservador como está construido actualmente y sirve para restringir en lugar de para facilitar una acción rápida”, añaden.

Muestra de ello es que la declaración de emergencia internacional no significó restricciones concretas. Ni siquiera hubo una recomendación de limitar las comunicaciones con China. “Si se hubieran impuesto restricciones de viaje más rápidamente y de forma más generalizada, se habría frenado enormemente la transmisión de la enfermedad”, ha asegurado Clark, quien incide en que esa lección sirve para estos días: “Lo seguimos viendo hoy, en países muy dependientes del turismo que se han abierto y han terminado con nuevas olas de transmisión”.

Las respuestas no fueron urgentes ni efectivas

“Febrero fue un mes perdido de oportunidades para contener el brote, incluso cuando era evidente que las infecciones se estaban extendiendo en el mundo”. Con esta rotundidad el informe critica que, hasta que el número de contagios no creció de forma drástica, los países no tomaron acciones contundentes para frenar el virus. Clark ha censurado que la “falta de liderazgo y de coordinación global”, combinadas con las “tensiones geopolíticas y el nacionalismo”, debilitaron el sistema de toma de decisiones multilaterales.

Además, el panel asegura que los sistemas de salud no estaban preparados y que los sanitarios se han visto sometidos a altos grados de estrés e incluso han puesto en peligro sus vidas. “La preparación significa planificar previamente múltiples dimensiones, incluido el suministro y el uso de equipos de protección adecuados, personal suficiente, apoyo para el cuidado de niños, para la salud mental y garantizar el salario para aquellos que soportan un trabajo arriesgado”, sostiene el informe, que aboga por que esas capacidades estén listas “mucho antes del momento en que se produzca una crisis”.

Recomendaciones para terminar lo antes posible con la pandemia

Además de establecer recomendaciones para futuras pandemias, el informe hace propuestas para frenar esta cuanto antes. Llama a los países ricos a que aporten recursos al mecanismo de acceso mundial a las vacunas para la covid-19 (Covax) para que se acelere el reparto de dosis entre los países en desarrollo. Además, pide que los gobiernos y las farmacéuticas acuerden la concesión voluntaria de licencias y la transferencia de tecnología. “Si no se toman medidas al respecto en un plazo de tres meses, debería entrar en vigencia inmediatamente una exención” de las patentes, “en virtud del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio”, sentencia.

Una mujer acompaña a su padre enfermo de covid en su casa en Manaos (Brasil), en enero de 2021.
Una mujer acompaña a su padre enfermo de covid en su casa en Manaos (Brasil), en enero de 2021. BRUNO KELLY / REUTERS

También pide al G7 que se comprometa “inmediatamente” a proporcionar el 60% de los 19.000 millones de dólares (15.627 millones de euros) que necesita en 2021 el Acelerador del acceso a las herramientas contra la covid-19 (puesto en marcha por la OMS que reúne a gobiernos, organizaciones y empresas en una respuesta unida contra la pandemia). Esta iniciativa precisa de fondos para vacunas, pruebas diagnósticas y tratamientos y para el fortalecimiento de los sistemas de salud.

Medidas para evitar próximas pandemias

A largo plazo, las recomendaciones pasan por un sistema multilateral más fuerte, con más capacidad de decisión y mayor dotación económica. En concreto, los expertos abogan por establecer un consejo mundial sobre amenazas para la salud y que los países adopten una convención marco sobre pandemias en los próximos seis meses.

Otra medida es reforzar la autoridad de la OMS para que pueda publicar información de brotes sin aprobación por parte de terceros y enviar a expertos a investigar a la mayor brevedad posible cuando sea necesario. Aquí el panel, sin citarlo, hace referencia a las trabas que China impuso a los técnicos internacionales para investigar el brote de forma independiente.

El informe pide, además, inversiones, tanto en la preparación de los países como en la financiación de la OMS, y aumentar las contribuciones de los Estados miembros. Paralelamente, recomienda crear un mecanismo internacional de financiación frente a pandemias, que tendría la capacidad de movilizar contribuciones a largo plazo (10-15 años) de entre 5.000 millones de dólares y 10.000 millones (entre 4.100 millones de euros y 8.200 millones) al año para financiar la capacidad de respuesta continua. El gasto, sostienen, compensa con creces la inversión: la covid ha supuesto un coste de 18 billones de euros. Como referencia, el PIB español es de poco más de 1,1 billones.

Por último, el panel propone a los jefes de Estado adoptar en una cumbre mundial una declaración política bajo los auspicios de la Asamblea General de la ONU para comprometerse con estas reformas transformadoras.

LAS SECUELAS DE LA PANDEMIA

El informe recopila datos de varios estudios que muestran el rastro que ha dejado, por el momento, la pandemia de covid:

Más de 148 millones de personas contagiadas y más de 3 millones de muertos en 223 países, territorios y áreas, con datos del 28 de abril. La cifra se elevaba este martes a 159 millones de diagnósticos y 3,3 millones de muertes, según la Universidad Johns Hopkins.

Al menos 17.000 sanitarios murieron a causa del coronavirus durante el primer año de la pandemia.

Se espera que se pierdan 8,2 billones de euros de producción para fines de 2021 y 18 billones en el período 2020-2025: el impacto más profundo para la economía mundial desde la II Guerra Mundial y la mayor contracción simultánea de las economías nacionales desde la Gran Depresión de 1930-1932.

En su punto más alto en 2020, el 90% de los escolares no pudieron asistir a la escuela.

10 millones más de niñas corren el riesgo de contraer matrimonio precoz a causa de la pandemia.

La demanda de servicios de apoyo a la violencia de género se ha quintuplicado.

Entre 115 millones de personas y 125 millones han caído en la pobreza extrema.

-El País