Internacional

Han aumentado los ataques contra miembros de la comunidad asiática en EE.UU.

Al menos ocho personas murieron, seis de ellas de origen asiático, luego de que un joven de 21 años llamado Robert Aaron Long disparara el martes contra tres lugares: un salón de masajes y dos spas, todos ubicados en un suburbio al norte de Atlanta, Georgia.

Fue formalmente acusado de asesinato, y aunque las autoridades indicaron este miércoles que era muy pronto para determinar las motivaciones del atacante y él mismo negó motivación racial según informó la policía en rueda de prensa, el hecho de que la mayoría de las víctimas fuera de origen asiático generó temores en esa comunidad.

Y es que los crímenes de odio contra personas de origen asiático se han disparado desde el pasado año en EE.UU., impulsados en parte por la retórica de extrema derecha que los culpa por la pandemia de covid-19.

Según datos de la organización Stop AAPI Hate, que rastrea actos racistas contra personas de origen asiático, solo entre marzo y diciembre de 2020 se reportaron 2.808 denuncias en el país, de las cuales el 8,7% involucraron agresiones físicas y el 71% incluyó acoso verbal.

La discriminación de este tipo llegó incluso hasta las canchas de la NBA, cuando otro jugador le gritó recientemente “coronavirus” al jugador estrella de los Santa Cruz Warriors, Jeremy Lin.

En un discurso la semana pasada, el presidente Joe Biden condenó los “viciosos crímenes de odio contra estadounidenses de origen asiático” que han sido “atacados, acosados, culpados y convertidos en chivos expiatorios”.

Two people holding stop Asian hate signs
Pie de foto,Varios organizaciones civiles han denunciado el aumento en los ataques de odio desde el inicio de la pandemia.

Este miércoles, al comentar el tiroteo de Atlanta, el expresidente Barack Obama también condenó lo que consideró “violencia contra personas de origen asiático”.

“Aunque el motivo del atacante aún no está claro, la identidad de las víctimas pone de relieve un aumento alarmante de la violencia antiasiática que debe terminar”, tuiteó.

Stop AAPI Hate, por su parte, si bien subrayó también que era muy pronto para saber si se trató de un crimen de odio, indicó que el hecho, dado el contexto, causó incertidumbre y temor en una comunidad que se ha visto afectada en los últimos tiempos por actos raciales en su contra.

“Ahora mismo hay mucho miedo y dolor entre los asiáticos que debe ser atendido”, dijo la organización.

¿Qué está pasando con las comunidades asiáticas en EE.UU.?

Desde ser escupidos hasta ser acosados verbalmente, los incidentes de agresión física contra personas de origen asiático se han multiplicado desde 2020 en EE.UU.

Aunque los datos federales sobre delitos de odio para 2020 todavía no se han publicado, los de 2019 ya mostraban el nivel más alto en una década y, tras el inicio de la pandemia, el FBI alertó que se podría llegar a niveles aún mayores.

A fines del año pasado, Naciones Unidas emitió un informe en el que detallaba “un nivel alarmante” de violencia por motivos raciales y otros incidentes de odio contra los estadounidenses de origen asiático”.

De acuerdo a organizaciones civiles, es difícil determinar números exactos de tales delitos e instancias de discriminación, ya que ninguna entidad gubernamental ha estado rastreando el problema a largo plazo y los estándares de información pueden variar de una región a otra.

Sin embargo, algunos datos publicados por diferentes oficinas de la policía y múltiples denuncias en medios locales dan cuenta de un fenómeno en ascenso.

El grupo de trabajo de crímenes de odio de la ciudad de Nueva York investigó al menos 27 incidentes en 2020, nueve veces más que el año anterior.

Police presence outside a San Francisco Asian grocery store due to increased violence
Pie de foto,La policía en algunos estados custodia negocios de personas de origen asiático por el aumento de hechos de violencia.

En Oakland, California, la policía aumentó las patrullas y estableció un puesto de mando en el barrio chino de la ciudad ante el aumento de denuncias de violencia contra personas con rasgos asiáticos.

El acoso verbal es, con mucho, el más común, pero el rechazo, la agresión física, la discriminación en el lugar de trabajo, la exclusión de establecimientos y el vandalismo también figuran en las bases de datos de numerosas organizaciones.

De acuerdo con esas estadísticas, las mujeres son más propensas a ser atacadas que los hombres.

-BBC Mundo.