Espectáculos Radio

Rapero condenado por tuits contra la monarquía y la policía.

El rapero español Pablo Hasél tenía plazo hasta la noche del viernes para entregarse voluntariamente y empezar a cumplir una sentencia de nueve meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. Entre 2014 y 2016, en su cuenta de twitter, Hasél arremetió contra la monarquía y calificó de “mercenarios de mierda” a las fuerzas policiales y las acusaba de torturar y asesinar a manifestantes e inmigrantes.

A pesar de que se había resguardado con decenas de simpatizantes en las instalaciones de la universidad de Lérida, el rapero Pablo Hasél fue finalmente detenido por la policía este martes y tendrá que ingresar a prisión para cumplir los nueve meses impuestos por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la monarquía, aunque su encarcelamiento podría alargarse más de dos años debido a las multas económicas que conlleva la condena y que el artista se niega a pagar.

Hasél se había resistido a la detención alegando su inocencia, pero los jueces señalaron que el rapero seguía manteniendo un comportamiento fuertemente antisocial, por lo que no se iba a librar de la cárcel. Con la detención del artista no concluye ni mucho menos esta historia ya que la condena ha levantado una auténtica polvareda.

Resultado de imagen para Pablo Hasél

No solo en el mundo artístico que protestó por la persecución, sino también en parte de la judicatura y desde luego en la política. Las organizaciones humanitarias también han vuelto a criticar el uso abusivo que los jueces hacen de algunos artículos del código penal referidos a las penas por incitación a la violencia y que el gobierno socialista, en el que también está la izquierda emergente de Unidas Podemos, se ha comprometido a reformar.

“Muerte al Estado fascista”, vociferó Hasel, antes de que los agentes le hicieran entrar al vehículo policial, entre abucheos de activistas que protestaban en Lérida, situada 150 km al oeste de Barcelona.

RFi