Internacional

Dinamarca creará un pasaporte inmunitario

En Europa vuelve a plantearse la introducción de pasaportes de vacunación. Dinamarca ha anunciado que va a lanzar, dentro de tres o cuatro meses, un “coronapass” digital, es decir un permiso inmunitario para viajar o ir a conciertos. El objetivo para Copenhague es poder levantar progresivamente las restricciones sanitarias y recibir, como previsto, la Eurocopa en junio.

En esta aplicación móvil los daneses podrán registrar su estatuto inmunitario. Quienes hayan sido vacunados, tengan anticuerpos porque ya tuvieron Covid-19 o hayan dado negativo en un test PCR o antigénico, obtendrán este salvoconducto.  Este “coronapass”, así es su nombre, será necesario para viajar o asistir a un evento masivo, como un concierto o un partido de fútbol.

“El objetivo es que, al llegar la Eurocopa en junio en Copenhague y los festivales de rock en el verano, seamos capaces, mediante este pasaporte inmunitario, de crear burbujas sociales, lugares donde el riesgo de ser infectado por Covid-19 sea muy bajo”, explicó a RFI Lars Nielsen, director de Turismo de la Cámara de Comercio danesa, institución que ha trabajado en el proyecto junto al gobierno.

Agencias de viajes, hoteles y restaurantes aplauden la idea. Según un estudio de la Cámara de Comercio danesa, siete de cada diez empresas del sector del ocio consideran que este “coronapass” les permitirá retomar sus actividades.

“Estas empresas han sufrido mucho por la crisis económica causada por la Covid-19, entonces hay una presión fuerte para que encontremos herramientas inteligentes para reabrir la economía lo más pronto posible”, subraya Lars Nielsen.

En el mundo, Islandia ha sido el primer país en crear un pasaporte de vacunación. Fue en enero pasado. En Europa, Grecia y Chipre reclaman lo mismo para reactivar el turismo. Pero otros países como Francia o Alemania consideran que es demasiado temprano: pocas personas han sido vacunadas hasta el momento – por lo que la medida es juzgada discriminatoria – y aún no disponemos de datos científicos suficientes para garantizar que las personas vacunadas dejan de transmitir el virus.

“Muchas preguntas quedan por responder”, concede Lars Nielsen, “pero si no empezamos ahora a desarrollar la aplicación, el cierre de la economía se va a prolongar más”. Y los daneses esperan servir de ejemplo en Europa.