Internacional

Austria: uso obligatorio de la mascarilla FFP2 en comercios y transportes

Austria y la región alemana de Baviera decidieron imponer las mascarillas de tipo FFP2 (N95 es su equivalente en el continente americano) en comercios y transportes debido a la aparición de nuevas variantes más contagiosas. Son las mascarillas que mejor filtran, puesto que bloquean 94% de las partículas más finas (alrededor de 0,6 micrómetros).

Los precios de las mascarillas FFP2, reservadas sobre todo al personal médico para evitar contagios, han bajado en los supermercados: ahora se venden a 59 céntimos, frente a los 2 a 4 euros de hace una semana.

“¡Creo que 59 céntimos es lo indicado! Eso tiene sentido, porque estas mascarillas nos protegen mejor”, se congratula un cliente al micrófono de RFI. “Para mí está bien, pero entiendo que sea demasiado caro para mucha gente”, dice otro.

“Estoy a favor de que el gobierno ponga a disposición de todo el mundo una serie de mascarillas de forma gratuita. Mucha gente tiene está en trabajo parcial y aunque sea sólo son 20 euros al mes, viene a añadirse al resto”, dice un hombre.

¿Cómo se explica esta fuerte caída de los precios? Es cierto que el Gobierno ha eximido del IVA a estas mascarillas, pero, según el economista de la Salud Thomas Czypionka, es sobre todo gracias a los esfuerzos de los supermercados.

Igual que Alemania: Austria exige mascarillas profesionales en tiendas y  transportes

“Los supermercados austriacos dan mucha importancia a la opinión pública, por lo que ofrecen estas mascarillas a un precio muy barato, incluso pagando parte de su propio bolsillo. También les da la oportunidad de hacerse publicidad. Pero si esta situación se prolonga, no querrán continuar y probablemente es Estado también tendrá que meter la mano en el bolsillo”, afirma el economista.

Para las personas más precarias, como los sin techo, el gobierno ha prometido 11 millones de mascarillas gratuitas.

Las mascarillas de tela siguen siendo eficaces, incluso contra las nuevas variantes del coronavirus, porque el modo de transmisión es el mismo, afirmó este viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS), que no prevé cambiar sus recomendaciones.

Todas las personas de menos de 60 años que no tengan problemas de salud particulares pueden usar las mascarillas de tela, no quirúrgicas”, afirmó la responsable de la gestión de la pandemia en la OMS, Maria Van Kerkhove.

Austria hace obligatorio el uso de cubrebocas FFP2 en tiendas y transporte  | El Economista

“En las zonas donde el virus circula, hay que llevar puesta la mascarilla cuando las personas están amontonadas y es imposible que se hallen a por lo menos un metro de distancia las unas de las otras, y también en cuartos con poca o mala ventilación”, añadió en rueda de prensa.

El gobierno francés pide que se dejen de usar algunas mascarillas de tela como las fabricadas en casa, porque se cree que no filtran lo suficiente ante la aparición de nuevas variantes más contagiosas del coronavirus.

“Los países son libres de tomar las medidas que consideren necesarias”, afirmó Maria Van Kerkhove.

Pero, incluso con variantes que pueden ser más contagiosas, “no tenemos ningún indicio que sugiera que el modo de transmisión haya cambiado”, explicó. Por eso “en esta fase no tenemos la intención de cambiar” las recomendaciones vigentes.