Merida

Periodistas de Yucatan alzan la voz por agresiones al gremio.

Periodistas de Yucatan se pronuncian en contra de las agresiones a periodistas ocurridas en Cancún Quintana Roo mientras cubrían una manifestación de mujeres feministas y la muerte de otro colega en Salamanca Guanajuato.

el reportero de Salamanca Guanajuato Israel Vázquez Rangel, falleció producto de 5 balazos y ayer en Quintana Roo Cecilia Solís y Roberto Becerril, fueron agredidos también a balazos afortunadamente no perdieron la vida.

También fueron golpeados por los policías Santiago Rodas, reportero gráfico y Selene Huidrobo, reportera de televisión.

Los periodistas expresaron: Mediante esta manifestación pacifica queremos manifestar nuestro total repudio por las violencias que compañeros y compañeras periodistas de Yucatán y  de otras entidades federativas han sufrido,  por el simple hecho de ejercer su labor de informar a la sociedad.

De acuerdo con el portal respuestacivica.org.mx desde el año el 2007 a la fecha han sido asesinados 132 periodistas y se encuentran desparecidos 14 más. Tan solo en el periodo de Andrés Manuel López Obrador 15  compañeros comunicadores han perdido la vida de manera violenta.

Ahora el caso del reportero de Salamanca Guanajuato Israel Vázquez Rangel, quien fue abatido cuando realizaba la cobertura de una nota periodística en la ciudad donde radicaba al parecer por miembros del crimen organizado, se suma a las cifras negras que existen en el país, donde el ejercer al periodismo se ha convertido en una profesión de alto riesgo.

La tentación de los grupos de poder por agredir fisicamente  a los y las  periodistas está cada vez más cerca de Yucatán, no lejos de aquí en Cancún Quintana Roo, Cecilia Solís y Roberto Becerril, fueron agredidos a balazos por policías que reprimieron una manifestación de mujeres contra el feminicidio de  Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, “Alexis”.

También fueron golpeados por los policías Santiago Rodas, reportero gráfico de la agencia Quadratín, y Selene Huidrobo, reportera de televisión del Grupo Sipse.

Las condiciones para ejercer está profesión son cada vez mas precarias, salarios de hambre, nulas prestaciones, amenazas y la exigencia de una sociedad para que hagamos periodismo con responsabilidad social cuando en muchas ocasiones el reportero no tiene para dar de comer a su familia.

A este panorama se suma la sed de venganza de un Presidente, que considera que cualquier persona se convierte en periodista con el simple hecho de dar cuenta de algún acontecimiento mediante las redes sociales virtuales, cuando el periodismo es mucho más que eso.

Todas las mañanas escuchamos el lenguaje estigmatizante de quien recibió el voto de millones de mexicanos para reconciliar el país, al llamar a los medios que tienen ella atrevimiento de señalar algún error de su gobierno como chayoteros, corruptos, fifís, conservadores, vendidos y un sin fin de adjetivos que recrudecen la violencia para los y las  reporteras  que todos los días se encuentran en la calle.

Desde aquí queremos exponer nuestra indignación  por esta nueva ola de violencia  y pedimos a todos los niveles de gobierno que condenen este tipo de agresiones contra los y las periodistas.

Los periodistas se apostaron en la plaza principal de esta ciudad donde expresaron su inconformidad.