Yucatán

Avanzan trabajos de señalización como parte del Plan de Mejora a la Movilidad Urbana para el Centro Histórico de Mérida

Mérida, Yucatán, 8 de septiembre de 2020.- Personal del Gobierno del Estado realiza las labores señalización de las nuevas áreas de ascenso y descenso de las diferentes rutas del transporte público, que comenzarán a funcionar a partir del próximo domingo 13 de septiembre, como parte del Plan de Mejora a la Movilidad Urbana para el Centro Histórico de Mérida, cuyo objetivo es reducir posibles contagios,  proteger la salud y seguridad de los yucatecos que a diario usan el servicio, mejorar  la movilidad peatonal y vehicular, así como contribuir a evitar aglomeraciones y mejorar la sana convivencia en esta zona de la urbe.



Cuadrillas de trabajadores del Instituto de Infraestructura Carretera (Incay) del estado en coordinación con el Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (IMDUT), la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el Instituto para la Inclusión de Personas con Discapacidad (Iipedey) y el Ayuntamiento de Mérida, llevan a cabo estas tareas incluidas dentro del mencionado Plan, el cual forma parte del Acuerdo de Reapertura Económica Segura de Yucatán firmado por el Gobierno del Estado y el sector empresarial.



Las acciones de señalización que se desarrollan comprenden la delimitación de los cajones donde se reubicarán las áreas de ascenso y descenso de pasajeros, marcas de distanciamiento sobre las aceras para que los usuarios del transporte público mantengan la sana distancia y mejoras en los cruces peatonales para privilegiar la circulación de la gente.



Con estas adecuaciones, se facilitará el flujo de peatones, lo que también se traducirá en la reducción del tiempo de exposición de las personas a posibles focos de contagio; la apertura de espacios peatonales y el ordenamiento de los flujos peatonales facilita la instalación de puntos de soporte sanitario para entregar gel, revisar síntomas, aplicar cuestionarios, etcétera; y contribuirá a reducir las velocidades de los vehículos, generar un entorno más seguro y evitar accidentes, lo que a mediano plazo también ayudará a reducir la carga de los servicios de salud.



De igual manera, se propiciará un acceso ordenado de unidades de transporte, facilitando la experiencia de los usuarios y sin exponer su salud; mientras que las filas de los comerciantes podrán hacerse hacia la calle, en donde la banqueta será más ancha y ya no habrá usuarios del transporte público haciendo fila, es decir que, se evitará que en la misma banqueta coincidan quienes esperan su transporte, peatones que pasan por la zona y personas que esperan su turno para acceder a un establecimiento; y se favorecerá el uso de modos de transporte más eficientes en consumo de energía y emisión de contaminantes.



Asimismo, este proyecto contribuirá a la reducción del ruido; así como de la exposición de los peatones, habitantes y residentes a emisiones contaminantes al brindar espacios peatonales amplios libres o alejados de vehículos automotores, lo que también ayuda a cuidar la salud; también permitirá fortalecer a los comercios de la zona al contar con un espacio más seguro; promover la actividad comercial privilegiando la salud; y se mejorará el entorno urbano con la instalación de mobiliario urbano y vegetación a través de maceteros que permitirán que haya menos calor en la vía pública.




En este sentido, un total de 250 promotores se dedican a la labor de informar a los usuarios del transporte público sobre los próximos cambios en los paraderos de camiones en el Centro Histórico de Mérida, como parte de la campaña informativa para reducir las aglomeraciones y evitar el riesgo de contagios por Coronavirus durante la reapertura económica segura del estado.



Personal del Imdut instaló 24 murales en diversos puntos del Centro Histórico con información y mapas sobre los cambios de paraderos y se establecieron 10 módulos para orientar de manera directa a los usuarios que se acercan a preguntar sobre el nuevo plan de movilidad. Además, se desplegaron a decenas de trabajadores identificados con chalecos con la leyenda: “¿Te ayudo con tu ruta? Pregúntame”, para informar y repartir trípticos al respecto.



Con el Plan de Mejora de Movilidad, se separan las áreas de ascenso y descenso, con unas calles de distancia, a fin de evitar que los pasajeros suban y bajen en el mismo sitio; se seleccionaron aceras más anchas y que no estén cerca de grandes comercios para evitar que los usuarios queden al paso de los clientes, y se asignó un número a cada ruta para facilitar la ubicación de su nuevo paradero.



Estas acciones, se realizan a fin de que el Centro Histórico de la capital yucateca se convierta en una zona donde se respeten las medidas de prevención y sea segura para los usuarios del transporte público, comerciantes, compradores, prestadores de servicios, transportistas y visitantes.



Las 201 rutas del transporte urbano que confluyen en el Centro de la ciudad se dividieron en 4 sectores: Norte (ubicado entre las calles 66 y 50 y 57 y 49); Sur ubicado entre las calles 69 y 73A y 68 y 50); Oriente (ubicado entre las calles 71 y 55 y 54 y 48); y Poniente (ubicado entre las calles 60 y 72 y 69 y 55) y cada ruta tiene asignado un número para mejor identificación.
Cabe recordar que desde el día 1 de septiembre, se inició la difusión de información sobre las adecuaciones realizadas en los paraderos de camiones y por las noches se han realizado los trabajos de señalización e intervención de calles a fin de que el próximo domingo 13 de septiembre se ponga en marcha este plan cuyo objetivo es generar espacios peatonales más libres para que la gente pueda mantener la distancia mínima de un metro y proteja su salud, como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).




De acuerdo con el Plan de Mejora a la Movilidad, presentado el 31 de septiembre pasado, las rutas que ofrecen servicio de transporte local y foráneo en la capital yucateca, serán reubicadas con el fin de disminuir la concentración de usuarios en paraderos de transporte público; incrementar la capacidad de las vialidades con un ajuste en el recorrido de las rutas de transporte público; aumentar el espacio público para los peatones y las filas de acceso a los comercios y servicios; fortalecer las medidas sanitarias para la prevención de contagios; y la implementación de mecanismos para la evaluación y seguimiento de las medidas implementadas.



Como parte de los beneficios, este plan favorecerá a evitar que en la misma banqueta coincidan quienes esperan su transporte, peatones que pasan por la zona y personas que esperan su turno para acceder a un establecimiento, facilitando el flujo de peatones y reduciendo reducir la exposición a posibles focos de contagio; a la par que con el ordenamiento de espacios peatonales facilitará la implementación de medidas de prevención e higiene.


 
También, contribuirá a reducir las velocidades de los vehículos y evitar accidentes, lo que, a mediano plazo, también ayudará a reducir la carga de los servicios de salud; permitirá que las personas estén menos expuestas a emisiones de contaminantes lo que contribuye a cuidar su salud; así como también servirán para fortalecer los comercios de la zona porque al contar con un espacio más seguro, también se promueve la actividad comercial.


 
Aunado a ello, también permitirá ahorrar tiempo a los ciudadanos porque se van a mejorar los tiempos de recorrido del transporte público, ya que las unidades de transporte no tendrán que entrar a zonas que tradicionalmente presentan una alta concentración vehicular; se logrará un centro histórico funcional, moderno y seguro; y el nuevo ajuste en el recorrido de las rutas de transporte público, generará ahorros de combustible que se traducirá en menos emisiones contaminantes.


Finalmente, se atenderá una sentida demanda de los ciudadanos que es reducir el ruido en el Centro Histórico y que se propicie el uso de modos de transporte más eficientes en consumo de energía y emisión de contaminantes.


Las acciones comprendidas en el Plan de Mejora son consideradas como provisionales durante el periodo de la pandemia, y su continuidad será evaluada en una mesa permanente de trabajo de conformidad con os efectos en los usuarios, teniendo revisiones al menos una vez al mes.



En el mismo sentido, las acciones aplicadas dentro de este plan se apoyarán por lo menos en un lapso de tres meses a fin de determinar los efectos generados y su pertinencia en el entendido que en este plazo habrá evaluaciones y ajustes que favorezcan los objetivos del Acuerdo de Reapertura Económica Segura de Yucatán.