Yucatán

Ejercicio y alimentación balanceada, binomio para prevenir enfermedades del riñón: IMSS

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomendaron cinco pasos para mantener la salud renal: llevar una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras; adoptar la práctica de ejercicio regular, por lo menos 30 minutos diarios; realizar una revisión anual del estado de salud general; incrementar el consumo de agua natural; y controlar la diabetes y la hipertensión arterial.

Así lo señaló el doctor Eduardo Monsiváis Huertero, Coordinador de Programas Médicos del IMSS, en el marco del Día Mundial del Riñón que se conmemoró este 12 de marzo.

Destacó que es muy importante hacer conciencia en la población de la importancia de mantener la salud renal, y para ello, el IMSS cuenta con modelos preventivos de enfermedades crónicas o detecciones oportunas que el médico familiar implementa en la consulta y que permiten que el paciente obtenga el tratamiento indicado para la enfermedad renal, en el momento preciso.

“Detectarlo de manera oportuna evita que la progresión de la enfermedad lleve al paciente a requerir terapias sustitutivas como diálisis y hemodiálisis o incluso trasplantes del órgano.

Explicó que los riñones son órganos vitales que se encuentran en la región lumbar del cuerpo y que realizan funciones tan importantes como la de filtrar las toxinas de la sangre a través de la orina, producir hormonas y mantener el equilibrio de minerales como el calcio y el fósforo.

Enfatizó que los principales padecimientos del riñón, en la población derechohabiente del IMSS, son los derivados de las enfermedades crónico degenerativas como la diabetes mellitus y la hipertensión arterial, ya que cuando éstas no se controlan, propician la enfermedad renal crónica.

Dijo que además, hay otras enfermedades denominadas glumerolopatías que son intrínsecas del riñón y que se presentan básicamente en los “picos” de la vida, esto es, en niños y niñas o en personas adultas mayores.

Detalló que la insuficiencia renal crónica, es la pérdida gradual de la función renal y que cuando se encuentra en una etapa avanzada impide que el riñón filtre las toxinas del cuerpo, permitiendo que se concentren niveles peligrosos de líquidos, electrolitos y desechos en el cuerpo.

El doctor Monsiváis Huertero destacó que la importancia de estar pendiente de la salud renal radica en que no hay síntomas específicos que denoten el daño, sino hasta que casi todas las funciones de este órgano desaparecen se presentan manifestaciones tales como la acumulación de líquido, pérdida de sueño, falta de apetito, debilidad general y fatiga.

Enfatizó que cualquier persona es vulnerable a padecer alguna enfermedad renal, sin embargo el sobrepeso y la obesidad son factores que la propician.

De acuerdo con los perfiles de derechohabientes atendidos en el IMSS por padecimientos renales, la enfermedad ha empezado a manifestarse a más temprana edad “el adulto temprano ya empieza a tener este tipo de padecimientos”, indicó.

En el IMSS actualmente hay en promedio 71 mil pacientes con enfermedad renal crónica que requieren de terapia sustitutiva como diálisis y hemodiálisis.

Se estima una incidencia de pacientes con insuficiencia renal crónica de 377 casos por millón de habitantes y la prevalencia de 1,142; de los cuales el 80% de los pacientes son atendidos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).