Sin categoría Ultimas Noticias

China: Primera planta de algodón en la Luna

China ha conseguido su primer brote de plantas en la Luna; las semillas de algodón llevadas al espacio por Chang’e-4, la misión china hacia el lado oscuro de la Luna, ya brotaron, según informó la Administración Nacional del Espacio de China (ANEC).

La sonda ‘Chang’e 4’, que el pasado 3 de enero alunizó con éxito en la cara oculta de la Luna por primera vez en la historia, llevó consigo semillas de algodón, colza, patatas y arabidopsis, así como huevos de mosca de la fruta y algunas levaduras, en aras de poder crear una “minibiosfera simple”, según Xinhua.

Es la primera vez que cualquier materia biológica crece en la Luna, algo que es visto como un paso relevante para la exploración espacial a largo plazo.

Este acontecimiento supone el éxito del primer “miniexperimento” de biosfera de la sonda ‘Chang’e 4’, la primera en alunizar en la cara oculta del satélite en la historia de la exploración espacial, según informa la agencia estatal de noticias Xinhua.

China también anunció su intención de continuar ampliando su programa de exploración espacial, con una misión de recogida de muestras en la Luna este año y otra en el 2020 cuyo objetivo será Marte, según el subdirector de la Agencia Nacional Espacial de China (ANEC), Wu Yanhua.

En cualquier caso, estas plantas no han sido las primeras en crecer en el espacio: un equipo de la NASA ya desarrolló un sistema de zinnias -un tipo de flor- en la Estación Espacial Internacional en el 2016, pero nunca en la Luna.

La habilidad de cultivar plantas en la Luna será esencial para las misiones espaciales a largo plazo, como viajes a Marte que tardarían hasta dos años y medio.

Fred Watson, del Observatorio Astronómico Australiano, le dijo a la BBC que este desarrollo es una “buena noticia”.

“Sugiere que puede que no haya problemas insuperables para los astronautas que en el futuro intenten sembrar sus propios cultivos en la luna dentro de un ambiente controlado”.

Esto significaría que los astronautas podrían potencialmente cultivar su propia comida en el espacio, reduciendo la necesidad de volver a la Tierra para reabastecerse.