Campeche

PRD CAMPECHE LLAMA A NO POLARIZAR A LA SOCIEDAD CON DISCURSOS DE ODIO

El CEE del PRD en el estado de Campeche expresa su preocupación al respecto del clima de odio que prevalece en redes sociales y la descalificación que ha hecho el presidente López Obrador al ser cuestionado por no haber asistido a los funerales en Puebla. (A lo que respondió que no era conveniente debido a grupos “mezquinos y neofascistas” que en redes quisieron responsabilizar a su gobierno por el accidente aéreo). La cual este instituto político considera no fue la adecuada.

En voz de su dirigente Víctor Améndola Avilés, el PRD en Campeche pide a López Obrador que asuma el papel que corresponde a un líder, ya que es el presidente de todos los mexicanos y asegura que para salir adelante el país necesita un estadista, un dirigente político que sepa comprender las diferencias que hacen grande a México.

“Es necesario entender que no a todos le agrada su estilo personal de actuar, de ser y de conducirse. Esa ‘no simpatía’ también es parte de la democracia. Y así como México es un país multicultural pluriétnico de múltiples asimetrías sociales y económicas,  no puede ser que su líder político se aspire con una visión única, unidireccional y homogénea.” Dijo Améndola al respecto.

Para el PRD, el Presidente no se está poniendo a la altura de la democracia ni se asume como el líder que el país requiere. “No se ha dado cuenta, ni muchos de sus seguidores que ya son gobierno y como tal, es el responsable político de lo que ocurra en el país durante su mandato. No lo culpamos del accidente, puesto que no creemos que México esté siendo gobernado por asesinos. Sin embargo deben y tienen qué asumir las consecuencias políticas. Este clima de polarización de la sociedad, odio y rencor, que está siendo alentado no solo por los adversarios sino por el propio Andrés Manuel López Obrador.”

Es por ello que el PRD Campeche exhorta a que prevalezca la cordura, la razón, el respeto a las diferencias. Por lo que se asume como una opción válida de izquierda verdadera que no apuesta a la confrontación, ni mucho menos a la polarización.