Sin categoría

Muere en Navidad un niño de Guatemala de 8 años bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos

Un niño de 8 años de Guatemala murió este martes de madrugada bajo custodia de las autoridades migratorias de Estados Unidos.

El servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) confirmó la noticia en un comunicado de prensa.

En un principio, el CBP no dio detalles de la identidad del menor ni de cuándo o en qué circunstancias fue detenido.

Posteriormente se supo que el niño y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre en El Paso, Texas, por haber entrado en EE.UU. ilegalmente.

Se les dio comida y agua, y dos días después fueron trasladados a la estación de la Patrulla Fronteriza en dicha ciudad. El 23 de diciembre, ambos fueron trasladados a la estación de la Patrulla Fronteriza en Alamogordo, Nuevo México.

El congresista estadounidense por Texas, Joaquín Castro, identificó al menor como Felipe Alonzo-Gomez.

“Estoy profundamente entristecido por la muerte del niño de 8 años Felipe Alonzo-Gomez ayer por la noche bajo custodia del CBP y ofrezco mis condolencias a su familia”, escribió Castro en un comunicado en el que instó a abrir una investigación en el Congreso.

“Debemos asegurarnos de que tratamos a los inmigrantes y solicitantes de asilo con dignidad humana y que ofrecemos la atención médica necesaria a cualquiera que esté bajo custodia del gobierno de EE.UU.”, continuó

“La política del gobierno de rechazar a personas en los puertos legales de entrada está colocando a familias y niños en grave peligro”.

Las autoridades migratorias de Estados Unidos dicen que ha aumentado el número de unidades familiares o menores sin acompañar que llegan a la frontera.

Un resfriado común

Según la información que difundió el CBP, un agente de la Patrulla Fronteriza percibió el lunes que el niño estaba enfermo y el menor fue trasladado, junto a su padre, a un hospital en Alamogordo, Nuevo México.

Allí se le diagnosticó un resfriado común con fiebre. Lo mantuvieron en observación durante 90 minutos, le recetaron amoxicillina e ibuprofeno y posteriormente le dieron el alta.

El niño empeoró en la tarde y regresó al hospital, donde finalmente murió pasada la medianoche en el centro médico Gerald Champion Regional de Alamogordo.

El CBP no precisó la causa oficial de la muerte.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) y el gobierno de Guatemala fueron informados de los hechos.

El servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos confirmó la muerte del niño guatemalteco de 8 años.

En su comunicado, el CBP se compromete a garantizar una investigación independiente y total de las circunstancias en que ocurrió el trágico suceso.

Además, el organismo expone que las autoridades migratorias han percibido un aumento en la llegada de unidades familiares y menores sin acompañar a la frontera.

“De acuerdo a la legislación existente, estos individuos son trasladados a instalaciones federales donde quedan pendientes de su expulsión o de su liberación en el interior del país a la espera de un proceso judicial. Durante el período de detención, son sometidos a revisiones médicas y reciben tratamiento cuando es necesario“, concluye el documento.

El comisionado del CBP Kevin McAleenan calificó la muerte del niño como “trágica” y anunció que el organismo hará revisiones médicas a todos los niños bajo su custodia, con especial atención a los menores de 10 años.

McAleenan añadió que el CBP revisará sus políticas y trabajará en conexión con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para mejorar las condiciones en que tienen detenidas a las personas.