Sin categoría

El primer ministro checo afronta una moción de censura por fraude con fondos de la UE

El primer ministro checo, el populista Andrej Babis, afronta mañana una moción de censura por supuesto uso indebido de fondos de la Unión Europea (UE) en una de sus empresas, que se espera supere gracias a la anunciada ausencia en la votación del partido socialdemócrata CSSD, su socio de Gobierno.

La votación, impulsada por la oposición, equivale a una reprobación de todo el Ejecutivo en minoría, formado por el partido de Babis (ANO) y el CSSD, ya que la caída de primer ministro arrastraría consigo al gabinete entero.

La ausencia de los legisladores del CSSD y el apoyo del Partido Comunista a Babis impedirán que la oposición reúna los 101 votos que precisa para hacer prosperar la moción.

“Es evidente que el Gobierno no caerá el viernes. Estamos preparados para seguir”, declaró hoy al diario “Právo” el líder socialdemócrata y ministro checo de Interior, Jan Hamacek.

El CSSD ha argumentado que no tiene nada que ver con esta crisis, aunque ha manifestado que preferirían que Babis, uno de los hombres más ricos del país, se alejara de la política hasta que no se aclaren sus problemas con la Justicia.

Babis está acusado de haber recibido de forma indebida dos millones de euros de un programa europeo de apoyo a pymes.

El asunto, destapado en 2015, provoco en mayo del pasado año el cese de Babis como ministro de Finanzas en el anterior Gobierno, en el que ya participaban ANO y los socialdemócratas.

El escándalo se ha agravado recientemente después de que un hijo de Babis asegurara que su padre organizó su secuestro en Crimea para evitar que declarara como testigo en el caso.

El Gobierno checo, surgido de las elecciones de octubre de 2017, tardó nueve meses en formarse debido al rechazo de la mayoría de las fuerzas parlamentarias a pactar con un primer ministro encausado por corrupción.