Nacional

Alimentación pieza clave para ayudar al medio ambiente.

Tener una alimentación basada en frutas, vegetales, verduras, leguminosas y granos es benéfico para tu salud, pero también para el medio ambiente, ya que reduciría sustancialmente el consumo de recursos hídricos, hasta 55 por ciento por persona.

 

 

El concepto de huella hídrica es reconocido como altamente valioso para crear conciencia sobre la gran cantidad de recursos hídricos requeridos para producir los alimentos que consumimos.

 

 

El consumo de alimentos (domésticos e importados) por persona y por día es de dos mil 929 litros para Alemania, de tres mil 861 litros para Francia y de dos mil 757 litros para Reino Unido.

 

 

Encontraron diferencias geográficas en los valores de la huella hídrica para las dietas existentes, así como para la reducción de las huellas hídricas asociadas con un cambio en las dietas saludables recomendadas (vegetariana, con carne y pescetariana).

 

 

Según con los resultados, publicados en una revista Británica, cambiar a una alimentación de frutas, vegetales, verduras, leguminosas y granos puede reducir la huella de agua de un individuo hasta en 55 por ciento.

 

 

La población podría ayudar más allá de tomar duchas cortas o cerrar el grifo cuando se cepillan los dientes, cambiando su dieta.

 

Hay una reducida conciencia sobre la cantidad de agua utilizada para producir alimentos, pues se consume mucha agua para criar al ganado y para aceites, azúcares y grasas, pero cultivar frutas y verduras es más eficiente en el uso del vital líquido.